Detrás de enneges estamos dos hermanos navarros, Iñigo y Carolina Ceballos que ya desde nuestra infancia sentíamos fascinación por la moda. Decidimos unir nuestras fuerzas para crear una marca a través de la que materializar todas nuestras inquietudes .

Ofrecemos un producto de manufactura totalmente artesanal y fabricación 100% local, pretendemos ser sinónimo de individualidad, haciendo que los clientes adquieran prendas exclusivas que les hagan sentirse únicos y comunicar al mundo su diferencia. Cada prenda de ropa transmite nuestra personalidad y valores.

Nuestra propuesta se plasma en series limitadas de prendas que garantizan a nuestros clientes la individualidad mencionada.

Los tejidos y materiales son elegidos cuidadosamente con criterios de sostenibilidad y adquiridos en pequeñas cantidades en España y el sur de Francia. En la confección utilizamos materiales vintage y artesanales, es por ello que cada prenda resulta única e irrepetible.

Gran parte de nuestra ropa es Genderless, ropa concebida para todo el mundo, independientemente de su género y que haga a nuestros clientes sentirse libres y cómodos. Un concepto que tiene que ver no solamente con un cambio cultural a nivel global sino también con un cambio del lado del diseño.

En enneges, además del valor creativo, prima la calidad, no simplemente queremos diferenciarnos de otras firmas en el diseño, sino también en los procesos de fabricación, en tejidos y acabados, desarrollando un estilo reconocible, imposible de encontrar en una tienda Fast Fashion.

Nuestros años de experiencia,además del conocimiento del sector, nos han hecho reflexionar sobre el impacto ambiental de la industria de la moda y sobre qué podíamos hacer para minimizarlo. Es por ello que todas nuestras prendas están realizadas respetando el medio ambiente y mediante procesos de producción controlados y éticos con las personas que partipan.

Como consecuencia, nuestras prendas nacen con un afán de perdurabilidad y tratamos de que constituyan un fondo de armario para nuestros clientes de modo que se reduzca el número de prendas adquiridas que acaban desechadas al poco tiempo y de esta forma, contribuir a disminuir el impacto ecológico en el proceso de producción. La industria debe ponerse al corriente de la realidad actual y recuperar su valor cultural por lo que nuestra manera de operar dista mucho de la producción de ropa en masa. La economía se ha puesto por encima de la creatividad y a las prendas no se les da ningún tipo de valor, son meros objetos de usar y tirar. En enneges hemos decidido crear ropa con la que establecer un vínculo y hacer de ella algo más que un objeto.